En el coche... la temperatura idónea siempre